Palabras de poetas o escritores, de sabios o estudiosos, de famosos o desconocidos, palabras de hace mil años, de ahora y de siempre - palabras eternamente válidas.



Palabras que leí o escuché y que en algún momento me sirvieron de consuelo, de explicación o justificación de algún suceso que me (pre)ocupaba o me entristecía, palabras de donde sacar fuerzas en la desesperación o, simplemente, palabras que me hicieron sonreir.

Photobucket

Reflexionar en soledad

Un poco de silencio siempre hace bien... Es bueno caminar solo, en el jardín del propio corazón - sobre todo, si Dios se encuentra en él.

Con frecuencia, al pedir un consejo, sólo deseamos que nos sugieran lo que ya decidimos hacer.

Más importante que el consejo de los que saben mucho, es el consejo de los que nos aman.

No hay comentarios: