Palabras de poetas o escritores, de sabios o estudiosos, de famosos o desconocidos, palabras de hace mil años, de ahora y de siempre - palabras eternamente válidas.



Palabras que leí o escuché y que en algún momento me sirvieron de consuelo, de explicación o justificación de algún suceso que me (pre)ocupaba o me entristecía, palabras de donde sacar fuerzas en la desesperación o, simplemente, palabras que me hicieron sonreir.

Photobucket

Alianza de matrimonio

¿Por qué usamos la alianza de matrimonio en el dedo anular?
Existe una leyenda china que lo puede explicar de manera bonita y muy convincente....

  • Los pulgares representan a los padres.
  • Los índices representan a los hermanos y amigos.
  • El dedo corazón te representa a ti mismo.
  • El dedo anular representa a tu pareja.
  • El dedo meñique representa a los hijos.

Ahora junta tus manos palma con palma, después, une los dedos medios de forma que queden nudillo con nudillo asi como se muestra en la imagen....
Ahora intenta separar de forma paralela tus pulgares (representan a los padres). Notarás que se abren porque tus padres no están destinados a vivir contigo hasta el dia de tu muerte. Únelos de nuevo.
Ahora intenta separar los dedos índices (representan a tus hermanos y amigos). Notarás que también se abren porque ellos se van y tienen destinos diferentes como casarse y tener hijos. Únelos de nuevo.
Intenta ahora separar de la misma forma los dedos meñiques (representan a tus hijos). Estos también se abren porque tus hijos crecen y cuando ya no te necesitan se van. Únelos de nuevo.
Finalmente, trata de separar tus dedos anulares (representan a la pareja). Te sorprenderás al ver que simplemente no puedes separarlos... Eso se debe a que una pareja está destinada a estar unida hasta el último dia de su vida y es por eso porque el anillo se usa en este dedo.






Aniversario de boda



El tiempo no es sino el espacio entre nuestros recuerdos.
Zeit ist nichts anderes als der Zeitraum zwischen unseren Erinnerungen.


Amar no es mirarse el uno al otro, es mirar en la misma dirección.
Lieben bedeutet nicht, sich gegenseitig in die Augen schauen,
sondern in dieselbe Richtung blicken.

Estrellas


Freunde sind wie Sterne;
Du kannst sie nicht immer sehen,
aber sie sind trotzdem immer da!
Los amigos son como las estrellas;
no siempre las puedes ver,
aún así, siempre están ahí!

Fuerza de voluntad

Las dificultades de la vida humana nunca deben representar el fin de un camino; cuando surge una piedra en el camino, hay que pasarla de lado, si no se puede por encima... pero hay que seguir adelante.

En las luchas no te quedes así, alarmado, en sobresalto... las luchas son trampolín para saltar más alto.

Aguanta un poco más, incluso cuando todo dentro de ti grite: "¡No puedo más!" El éxito puede encontrarse algunos metros o algunas horas más adelante.

El hombre no es ángel ni bestia, pero si no se esfuerza por ser ángel, terminará siendo bestia. (Pascal)

Es bueno que todos intentemos hacer más de lo que podemos, a fin de conseguir hacer al menos lo que debemos.

Cuando todo esté perdido en la vida, no pierdas tu serenidad interior ni tu fuerza de voluntad; con esto todavía tienes todo para recomenzar y para vencer.

Repite siempre en tus reflexiones, que todo es posible si lo quieres. El fin irreversible de una persona no viene propiamente con su último suspiro y sí con la muerte de su voluntad.

Tanto en la historia de las naciones como en la de cada persona, las batallas se pierden primero en la intimidad de las almas y de las voluntades; sólo después viene la derrota en los campos de combate y en las acciones de cada día.

En nueve casos sobre diez no existe suerte en el éxito; como en el montañismo. Sólo llega a la cumbre quien en la subida enfrenta y supera los abismos.

Una gran inteligencia sin voluntad fuerte termina siendo un desperdicio, mientras que muchas personas de inteligencia mediana, pero dotadas de gran fuerza de voluntad, llegaron muy cerca de los genios.

La mayor amenaza para el futuro de un niño es "nacer en cuna de oro" y tener todo fácil en la vida. Es la manera más segura de atrofiar su facultad de esforzarse y de que llegue a ser una nulidad en el futuro.

La mayor fuerza del mundo es la fuerza de la voluntad que puede estar presente en un enfermo y ausente en un gigante.

Todas las cosas hermosas de este mundo, grandes o pequeñas, pueden ser hechas poco a poco. (Baudelaire)

Silencio

Nada fortifica tanto las almas como el silencio; que es como una oración íntima en que ofrecemos a Dios nuestras tristezas. (Jacinto Benavente)

El silencio es el elemento en el que se forman todas las cosas grandes. (Thomas Carlyle)

Para toda clase de males hay dos remedios; el tiempo y el silencio. (Alejandro Dumas)

La arena del desierto es para el viajero fatigado lo mismo que la conversación incesante para el amante del silencio. (Proverbio persa)

Los ríos más profundos son siempre los más silenciosos. (Curcio)

Las grandes elevaciones del alma no son posibles sinó en la soledad y en el silencio. (Arturo Graf)

El silencio es el único amigo que jamás traiciona. (Confucio)

Manejar el silencio es más difícil que manejar la palabra. (Georges Benjamin Clemenceau)

A veces es necesario guardar silencio para ser escuchado. (Anónimo)


Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Gib deinem Schmerz Worte.
Harm, der nicht spricht,
erstickt das volle Herz und macht es brechen.

Viste tu dolor con palabras.
La pena que no habla
asfixia al corazón lleno y lo parte.

Antes de ser mamá


Antes de ser mamá...
Comía mi comida caliente.
Mi ropa lucía planchada y limpia todo el día.
Podía sostener largas y tranquilas conversaciones telefónicas.
Me dormía tarde, tan tarde como queríay jamás me preocupaban las desveladas.
Cepillaba y cuidaba mi pelo, lucía uñas largas y hermosas.
Mi casa estaba limpia y en orden, no tenía que guardar juguetes olvidados por todos lados.
No me preocupaba
si alguna de mis plantas era venenosa
ni pensaba en lo peligroso de las escaleras
o las esquinas de mis muebles.

No dejaba mi tiempo en consultas mensuales con el doctor,
ni consideraba siquiera la palabra "vacuna".
No tenía que limpiar comida del piso,
ni lavar las huellas de pequeños deditos marcadas en los vidrios.

Tenía control absoluto de mi mente, mis pensamientos,
mi cuerpo y mi aspecto físico.
Dormía toda la noche
y los fines de semana eran totalmente relajados.

Antes de ser mamá...
No me entristecían los gritos de los niños en la consulta médica,
no tuve jamás que sujetar, con lágrimas en mis ojos,
una piernita que sería inyectada.

Antes de ser mamá...
Nunca sentía un nudo en la garganta
al mirar a través de unos ojos llorosos y una carita sucia.
No conocía la felicidad total con sólo recibir una mirada.
No pasaba horas mirando la inocencia dormir en una cuna.
Nunca sostuve a un bebé dormido sólo porque no quería alejarlo de mí.

Antes de ser mamá...
Nunca sentí que mi corazón se rompía en un millón de pedazos
al no poder calmar el llanto de mi niño.
Nunca supe que podía amar a alguien de ese modo,
nunca supe que amaría como una madre.

Yo no conocía el sentimiento que provoca
tener mi corazón fuera de mi cuerpo.
No sabía que tan especial me sentiría
al alimentar a un bebé hambriento.
No sabía de esa cercanía inmensa
entre una madre y su hijo.
No sabía que algo tan chico
podría hacerme sentir tan importante.

Antes de ser mamá...
No imaginaba tanta calidez, tanta dulzura, tanto amor.
No imaginaba lo grande y lo maravilloso que sería.
No imaginaba la satisfacción de ser madre,
no sabía que yo era capaz de sentir tanto.

El arte de hablar

Las palabras van al corazón cuando han salido del corazón. (Rabindranath Tagore)

Preocúpate del sentido y las palabras saldrán por cuenta propia. (Lewis Carroll)

Vela por tus penamientos cuando estés solo y por tus palabras cuando estés con los demás. (Epícteto)

La palabra es mitad de quien habla y mitad de quien escucha. (Michel E. de Montaigne)

No sabe hablar el que no sabe callar. (Pitaco)

Quien sabe hablar sabe también cuándo ha de hacerlo. (Pitágoras)

No basta hablar; hay que hablar veraz. (Shakespeare)

Decir lo que sentimos; sentir lo que decimos; concordar las palabras con la vida. (Séneca)

El objeto de toda discusión no debe ser el triunfo sino el progreso. (Joseph Joubert)

Cicatrices

Las cicatrices del corazón son las que nos dan fortaleza, comprensión y compasión. Un corazón intacto nunca sabrá de ciertas alegrías que siguen al dolor.

Luciérnagas

Cuenta la leyenda que una vez una serpiente empezó a perseguir a una luciérnaga. Ésta huía rápido con miedo de la feroz predadora y la serpiente al mismo tiempo no desistía.

Huyó un día y ella la seguía, dos días y la seguía... Al tercer día, ya sin fuerzas, la luciérnaga paró y le dijo a la serpiente:

- ¿Puedo hacerte tres preguntas?

- No acostumbro dar este precedente a nadie pero como te voy a devorar, puedes preguntar, contestó la serpiente.

- ¿Pertenezco a tu cadena alimenticia? preguntó la luciérnaga.

-  No, contestó la serpiente.

- ¿Yo te hice algún mal? dijo la luciérnaga.

- No, volvió a responder la serpiente.

- Entonces, ¿por qué quieres acabar conmigo?

- ¡¡¡Porque no soporto verte brillar!!!

 

Moraleja

Muchos de nosotros nos hemos visto envueltos en situaciones donde nos preguntamos: ¿Por qué me pasa esto si yo no he hecho nada malo, ni daño a nadie?

Sencillo es de responder...

Porque no soportan verte brillar.

Cuando esto pase, no dejes de brillar, continúa siendo tú mismo, continúa y sigue dando lo mejor de ti, sigue haciendo lo mejor, no permitas que te lastimen, no permitas que te hieran, sigue brillando y no podrán tocarte... porque tu luz seguirá intacta.

Tu esencia permanecerá, pase lo que pase...

Sé siempre auténtico, aunque tu luz moleste a los predadores.

(Gracias por tantos hermosos Powerpoints que me envías, Pepi.)

Vencer el orgullo

Demasiadas veces dejamos que el orgullo tiña de rencor nuestras relaciones y nos aleje de las personas a las que queremos. Cargarnos de razón nos dificulta el paso y nos deja a solas con nuestros motivos. En cambio, dar el brazo a torcer es el gesto más necesario y valiente si queremos llenar de paz nuestro corazón y mantenernos cerca de aquellos que nos importan.

Actúa siempre desde el amor. No importa si tienes razón o no. Regala la razón a quien la necesite para vivir; tú vive buscando siempre lo que aporte paz a tu corazón.

(Maite Domènech, Revista Mente Sana)

Huellas

Cada encuentro que conmueve nuestra alma, deja en nosotros una huella que nunca desaparecerá del todo.

Quiero

Quiero que me oigas - sin juzgarme.

Quiero que opines - sin aconsejarme.

Quiero que confíes en mí - sin exigirme.

Quiero que me ayudes - sin intentar decidir por mí.

Quiero que me cuides - sin anularme.

Quiero que me mires - sin proyectar tus cosas en mí.

Quiero que me abraces - sin asfixiarme.

Quiero que me animes - sin empujarme.

Quiero que me sostengas - sin hacerte cargo de mí.

Quiero que me protejas - sin mentiras.

Quiero que te acerques - sin invadirme.

Quiero que conozcas las cosas mías que más te disgusten, que las aceptes y no pretendas cambiarlas.

Quiero que sepas que hoy,
hoy puedes contar conmigo
sin condiciones.

(Jorge Bucay)

Día de la Paz

(antes de dar al Play del vídeo pausa la música del blog en el widget de la barra lateral)

Ofensas

No es necesario que exista un ofensor consciente para que alguien se sienta agraviado, ni siquiera que el ofensor sea una persona. Se puede ofender consciente o inconscientemente, sin quererlo, sin saberlo o por el mero hecho de existir. Para convertirse en ofensor, sólo es precisa la existencia de una persona que sea susceptible de sentirse ofendida.

Muchas veces son personas inseguras, posesivas y poco asertivas, con bajo nivel de desarrollo de su proyecto de vida y con un pensamiento rígido. Nada hay más dañino que alguien descontento movido por el pánico y la desconfianza; desde su impotencia, puede decidir que su única opción para salir adelante es hundir a los demás.

Podemos percibir la ofensa como un peligro ante el que vamos a reaccionar, o como una oportunidad a la que vamos a responder. En el primer caso, la negaremos o retendremos, acumulando agresividad y toxicidad en nuestro interior; incluso podemos dar salida a nuestra agresividad con actitudes violentas. En el segundo caso, canalizamos asertivamente las emociones caóticas de forma que nuestra respuesta supone dar un paso adelante en nuestro proceso de crecimiento personal.

Una piedra en el camino y... el distraído tropezó con ella. El violento la usó de proyectil. El emprendedor construyó con ella. El campesino la usó de asiento. Los niños jugaron con ella. Drummond la poetizó. David, con ella, mató a Goliat. Y Miguel Ángel la transformó en una bella escultura. La diferencia no era la piedra sino quién la encontró.

Si te sientes agraviado, la ofensa puede ayudarte a conocerte mejor y así ajustar tus creencias para dar una respuesta más ecológica. Rechaza opciones como la agresión o la represión tóxica de tus emociones. Reconoce que tanto tú como tu ofensor os merecéis una nueva oportunidad para aprender y mejorar. Sé generoso contigo mismo y deja de agredirte por haber permitido la ofensa. Compadece al mismo tiempo a tu ofensor por no haber sabido actuar mejor.

El perdón es un acto de voluntad necesario para que las heridas causadas por la ofensa dejen de sangrar y puedan cicatrizar. Busca tu propia fórmula para soltar la ofensa, deja de ahondar en la herida y quédate sólo con lo que has aprendido de esa experiencia. Así podrás avanzar hacia el perdón, un bálsamo para recuperar el equilibrio perdido y, si así lo decides, hacia la reconciliación, que es un paso superior al perdón, pues permite el reencuentro con el otro.

Si, por contra, eres el ofensor, toma conciencia del dolor y el daño que puedes haber causado. Reconoce tus emociones, ponles un nombre. Observa tu soledad, tu sentimiento de culpa, tu angustia, tu remordimiento, tu decepción, tu desconexión, tu sufrimiento y tu división interna. Trabaja la empatía, ponte en el lugar del otro.

No basta con que pidas disculpas al otro, es importante que previamente te perdones a ti mismo tu falta de amor y de competencia emocional. Aplica la benevolencia y la humildad; piensa que todos nos equivocamos y que todos podemos mejorar. Suelta la culpa y quédate con un aprendizaje de crecimiento personal.

(Jaume Soler, Sin ánimo de ofender)

Prioridades

Un profesor, delante de sus alumnos de la clase de filosofía, sin decir ni una palabra, cogió un bote grande de vidrio y procedió a llenarlo con pelotas de golf. Después preguntó a los estudiantes si el bote estaba lleno. Los estudiantes estuvieron de acuerdo en decir que sí.

El profesor cogió una caja llena de perdigones y los vació dentro del bote. Estos llenaron los espacios vacíos que quedaban entre las pelotas de golf. El profesor volvió a preguntar de nuevo a los estudiantes si el bote estaba lleno, y ellos volvieron a contestar que sí.

Después, el profesor cogió una caja con arena y la vació dentro del bote. Por supuesto que la arena llenó todos los espacios vacíos y el profesor volvió a preguntar de nuevo si el bote estaba lleno. En esta ocasión los estudiantes le respondieron con un sí unánime.

El profesor, rápidamente añadió dos cervezas al contenido del bote y, efectivamente, el líquido llenó todos los espacios vacíos entre la arena. Los estudiantes reían.

Cuando la risa se fue apagando, el profesor les dijo: "Quiero que os fijéis que este bote representa la vida. Las pelotas de golf son las cosas importantes como la familia, los hijos, la salud, los amigos, el amor, cosas que te apasionan. Son cosas que, aunque perdiéramos el resto y nada más nos quedasen éstas, vuestras vidas aún estarían llenas. Los perdigones son las otras cosas que nos importan, como el trabajo, la casa, el coche... La arena es el resto de las pequeñas cosas. Si primero pusiéramos la arena en el bote, no habría espacio para los perdigones, ni para las pelotas de golf. Lo mismo sucede con la vida. Si utilizáramos todo el nuestro tiempo y energía en las cosas pequeñas, no tendríamos nunca lugar para las cosas realmente importantes.

Presta atención a las cosas que son cruciales para tu felicidad. Juega con tus hijos, concédete tiempo para ir al médico, ve con tu pareja a cenar, practica tu deporte o tu afición favorita. Siempre habrá tiempo para limpiar la casa, para reparar la llave del agua. Ocúpate primero de las pelotas de golf, de las cosas que realmente te importan. Establece tus prioridades, el resto sólo es arena".

Uno de los estudiantes levantó la mano y le preguntó qué representaban las cervezas. El profesor sonrío y le dijo: "Me encanta que me hagas esta pregunta! La cerveza es para demostrar que aunque tu vida te parezca llena, siempre hay un lugar para dos cañas con un amigo"

Duelo

En ninguna otra situación como en el duelo, el dolor producido es TOTAL: es un dolor biológico (duele el cuerpo), psicológico (duele la personalidad), social (duele la sociedad y su forma de ser), familiar (nos duele el dolor de otros) y espiritual (duele el alma). En la pérdida de un ser querido duele el pasado, el presente y especialmente el futuro. Toda la vida, en su conjunto, duele.
J. MONTOYA CARRAQUILLA

Únicamente aquellos que evitan el amor, pueden evitar el dolor del duelo. Lo importante es crecer a través del duelo, y seguir permaneciendo vulnerables al amor.
JOHN BRANTNER

Sólo sanamos de un dolor cuando lo padecemos plenamente.
MARCEL PROUST

El amigo que está en silencio con nosotros en un momento de angustia o incertidumbre, que puede compartir nuestro pesar y desconsuelo... y enfrentar con nosotros la realidad de nuestra impotencia, ése es el amigo que realmente nos quiere.
HENRI NOUWEN

El pesar oculto, como un horno cerrado, quema el corazón hasta reducirlo en cenizas.
W. SHAKESPEARE.

El que acepta sufrir, sufrirá la mitad de la vida; el que no acepta sufrir, sufrirá durante su vida entera.
CONFUCIO

Recordar es el mejor modo de olvidar.
SIGMUND FREUD

Lo que una vez disfrutamos, nunca lo perdemos. Todo lo que amamos profundamente se convierte en parte de nosotros mismos.
HELLEN KELLER

(Tomado de Vivir la pérdida)

Los buenos propósitos

Con la entrada de un nuevo año suelen despertarse las ansias de cambio, el deseo de mejorar, de cumplir nuestros sueños. Es un paso importante para lograr un cambio en nuestra vida. Lamentablemente, muchos de esos buenos propósitos resultan tan efímeros que se esfuman a los pocos días.

Cada año aseguramos que será el definitivo, aquel en el que con toda seguridad nuestras intenciones se convertirán por fin en hechos... Pero, luego, nos dejamos llevar por la rutina, por la comodidad, por el olvido... Solemos empezar con mucho ánimo, pero pasado el primer momento de ilusión y euforia, empezamos a flaquear.

Pero no todo es culpa de la falta de voluntad. En muchas ocasiones, los propósitos están mal planteados desde el principio, no se ha sabido dar con la manera adecuada de formularlos y afrontarlos, y por eso no se cumplen.

Son dos los errores más frecuentes que cometemos cuando adoptamos buenos propósitos de año nuevo: tendemos a escoger objetivos demasiado generales y tenemos expectativas poco razonables. El primer paso para plantearnos un propósito es definirlo muy bien, concretarlo, hacerlo lo más específico posible. Por otra parte, no debemos proponernos cosas que no dependan exclusivamente de nosotros.

  • Concentra tus esfuerzos en un objetivo. Puedes hacer una lista con varios propósitos, pero recuerda que entonces existe el peligro de acabar dispersándote. Muchas veces, es mejor abordar una sola meta.
  • Sé muy específico. "Ser mejor persona, ser mejor estudiante, comer sano"... son objetivos muy vagos y generales que no nos dejan claros qué pasos intermedios debemos adaptar para alcanzarlos. Ideas como: "Expresar más gratitud hacia los demás, mejorar mis notas en matemáticas o comer cinco piezas de fruta o verdura al día" son objetivos concretos que permiten elaborar planes de acción.
  • Divide cada meta en etapas que te resulten asequibles. Los pequeños cambios o retos son siempre más sencillos de alcanzar que las grandes metas. Si subdivides el objetivo, lograr cada paso será un aliciente para continuar hasta llegar al final.
  • Anota los pasos clara y ordenadamente. Ya sabemos que el tiempo puede hacernos olvidar que un día tomamos una decisión. No olvides y sé ingenioso para no perder de vista tu objetivo.
  • Establece un plan de acción bien concreto y eficaz. Tienes que prever todos los problemas, obstáculos, dificultades y sorpresas que puedan surgir en el camino y estar preparado para solucionarlos.
  • Visualízate con tu propósito cumplido. Date ánimos y felicítate por ser constante y por todos los esfuerzos que realizas para conseguir tu propósito. No pierdas nunca la esperanza y sé optimista respecto al futuro.
  • Comparte tu objetivo con personas cercanas, familiares o amigos, ellos te brindarán ánimo y apoyo. Pide que te ayuden a perseverar hasta lograr el éxito.
  • Valora cada uno de los resultados que vayas obteniendo. Ayuda muchísimo comprobar cómo cada día estás más cerca del propósito marcado. Superar pequeños retos irá aumentando tu autoconfianza.
  • Prepárate para las recaídas. Es normal que aparezca un regreso momentáneo al comportamiento que estás tratando de cambiar. Siempre ocurre, es lo habitual. Pero, en lugar de darlo por perdido, acepta lo sucedido y sigue avanzando.

Recuerda que cambiar determinadas actitudes no es sencillo, se trata de un proceso lento que requiere esfuerzo y compromiso; pero esa misma dificultad hará que luego valores más lo conseguido.

(Beatriz Vera, Revista Mente Sana)