Palabras de poetas o escritores, de sabios o estudiosos, de famosos o desconocidos, palabras de hace mil años, de ahora y de siempre - palabras eternamente válidas.



Palabras que leí o escuché y que en algún momento me sirvieron de consuelo, de explicación o justificación de algún suceso que me (pre)ocupaba o me entristecía, palabras de donde sacar fuerzas en la desesperación o, simplemente, palabras que me hicieron sonreir.

Photobucket

El arte de hablar

Las palabras van al corazón cuando han salido del corazón. (Rabindranath Tagore)

Preocúpate del sentido y las palabras saldrán por cuenta propia. (Lewis Carroll)

Vela por tus penamientos cuando estés solo y por tus palabras cuando estés con los demás. (Epícteto)

La palabra es mitad de quien habla y mitad de quien escucha. (Michel E. de Montaigne)

No sabe hablar el que no sabe callar. (Pitaco)

Quien sabe hablar sabe también cuándo ha de hacerlo. (Pitágoras)

No basta hablar; hay que hablar veraz. (Shakespeare)

Decir lo que sentimos; sentir lo que decimos; concordar las palabras con la vida. (Séneca)

El objeto de toda discusión no debe ser el triunfo sino el progreso. (Joseph Joubert)

Cicatrices

Las cicatrices del corazón son las que nos dan fortaleza, comprensión y compasión. Un corazón intacto nunca sabrá de ciertas alegrías que siguen al dolor.

Luciérnagas

Cuenta la leyenda que una vez una serpiente empezó a perseguir a una luciérnaga. Ésta huía rápido con miedo de la feroz predadora y la serpiente al mismo tiempo no desistía.

Huyó un día y ella la seguía, dos días y la seguía... Al tercer día, ya sin fuerzas, la luciérnaga paró y le dijo a la serpiente:

- ¿Puedo hacerte tres preguntas?

- No acostumbro dar este precedente a nadie pero como te voy a devorar, puedes preguntar, contestó la serpiente.

- ¿Pertenezco a tu cadena alimenticia? preguntó la luciérnaga.

-  No, contestó la serpiente.

- ¿Yo te hice algún mal? dijo la luciérnaga.

- No, volvió a responder la serpiente.

- Entonces, ¿por qué quieres acabar conmigo?

- ¡¡¡Porque no soporto verte brillar!!!

 

Moraleja

Muchos de nosotros nos hemos visto envueltos en situaciones donde nos preguntamos: ¿Por qué me pasa esto si yo no he hecho nada malo, ni daño a nadie?

Sencillo es de responder...

Porque no soportan verte brillar.

Cuando esto pase, no dejes de brillar, continúa siendo tú mismo, continúa y sigue dando lo mejor de ti, sigue haciendo lo mejor, no permitas que te lastimen, no permitas que te hieran, sigue brillando y no podrán tocarte... porque tu luz seguirá intacta.

Tu esencia permanecerá, pase lo que pase...

Sé siempre auténtico, aunque tu luz moleste a los predadores.

(Gracias por tantos hermosos Powerpoints que me envías, Pepi.)