Palabras de poetas o escritores, de sabios o estudiosos, de famosos o desconocidos, palabras de hace mil años, de ahora y de siempre - palabras eternamente válidas.



Palabras que leí o escuché y que en algún momento me sirvieron de consuelo, de explicación o justificación de algún suceso que me (pre)ocupaba o me entristecía, palabras de donde sacar fuerzas en la desesperación o, simplemente, palabras que me hicieron sonreir.

Photobucket

Verdadero amor

Un hombre de cierta edad vino a la clinica donde trabajo, para curarse una herida en la mano. Tenía bastante prisa y mientras lo atendía le pregunté sobre el motivo de su urgencia.
Me aclaró que tenía que ir a una residencia de ancianos para desayunar con su mujer que vivía allí. Llevaba algún tiempo en ese lugar y sufría de la enfermedad de Alzheimer.
Mientras terminaba de vendar la herida, le pregunté si ella se alarmaría en caso de que él llegara tarde esa mañana.
Amor
"No," me dijo, "ella ya no sabe quién soy. Hace ya casi cinco años que no me reconoce."
"Entonces," le pregunté extrañado, "si ya no sabe quién es usted, ¿por qué esa necesidad ir todas las mañanas y de llegar tan puntual?"
Me sonrió, y dándome una palmadita en la mano, me dijo: "Ella no sabe quién soy yo, pero yo todavía sé muy bien quién es ella."
Tuve que contener las lágrimas, y mientras salía pensé: "Esa es la clase de amor que quiero para mi vida; el verdadero amor no se reduce a lo físico o romántico, el verdadero amor, es la aceptación de todo lo que el otro verdaderamente es, de lo que ha sido, de lo que será, y de lo que ya nunca podrá ser."
(Gracias por acercarnos esa bonita historia, Mariasun.)


Calendario ZEN - Febrero 2009

Die Erfahrung ist wie eine Laterne im Rücken;
sie beleuchtet stets nur das Stück Weg,
das wir bereits hinter uns haben.
02_Februar
La experiencia es como una farola a la espalda;
siempre alumbra solamente el camino
que ya hemos recorrido.

Amor de hijo


Mamá, en el cole cuando le pido al ángel de la guarda que todo me salga bien, cuando cierro los ojos te veo a ti.
(De mi hijo Víctor con 6 años)


Mama, wenn ich in der Schule meinen Schutzengel bitte, dass ich alles richtig mache, wenn ich die Augen schließe, sehe ich dich. (Von meinem Sohn Víctor mit 6 Jahren)